Letra D - Disector

Disector

m. Instrumento quirúrgico con mango, articulado en el centro, que permite la disección de tejidos por el cirujano, al separarlos o atravesarlos. Suele tener punta curva, más o menos angulada, para separar los tejidos, como al abrir una tijera, o atravesarlos de forma roma cuando las patas del instrumento están cerradas.

Disentería

f. Término griego que se emplea para denominar los síndromes anatomoclínicos, los cuales se caracterizan por una inflamación de la mucosa del colon, deposiciones mucosanguinolentas, normalmente acuosas, tenesmo (dolor al evacuar) intestinal y mal estado general. En el colon, y a veces en el íleon, se localizan lesiones inflamatorias agudas con úlceras. Su etiología es infecciosa y puede ser de origen viral, bacteriano (disentería bacilar) o parasitario (disentería amebiana, balantidiana o esquistosomática).

Disergia

f. Incordinación motora o alteración funcional.

Disestesia

f. Alteración generalizada de la sensibilidad.

Disfagia

f. Dificultad para deglutir o tragar alimentos, provocada por la obstrucción mecánica del esófago (tumores, cuerpo extraño, esofagitis, etc.) o por trastornos motores de la faringe o del esófago, que impiden propulsar adecuadamente el bolo alimenticio por el esófago.

Disfibrinogenemia

f. Toda enfermedad que se caracteriza por una alteración funcional del fibrinógeno, heredada generalmente de modo autosómico dominante. Se han descrito alrededor de 300 fibrinógenos anormales. La sintomatología hemorrágica puede ser moderada, leve o estar ausente.

Disfonía

f. Alteración de la voz con modificación del timbre o de la intensidad. Puede deberse a una alteración en los pliegues vocales, a una modificación en las cavidades de resonancia o a una alteración en la adaptación y coordinación de los distintos órganos implicados en la producción de la voz.

Disforia

f. Mal humor, humor displacentero. En la terminología germana, este término se utilizaba mayoritariamente para referir los cambios de humor (p. ej., excitabilidad, irritabilidad) que se observan en el marco de alteraciones cerebrales.

Disfunción

f. Anomalía de la función de un determinado órgano o tejido.

Disfunción eréctil

Incapacidad de obtener y mantener una erección que permita el coito. La erección es la manifestación de una acción coordinada vascular, hormonal y neurológica. En el varón, hormonalmente normal, la estimulación nerviosa (psicógena o reflexógena) provoca una relajación de la musculatura lisa del cuerpo cavernoso y un aumento del flujo arterial, que provocan el llenado masivo de los cuerpos cavernosos, su tumefacción y su endurecimiento. La erección, aunque ocasionalmente puede mantenerse toda la vida, habitualmente declina con la edad. Aunque no hay demasiados estudios epidemiológicos, el más conocido (Massachusetts Male Aging Study) evidencia que los varones entre 40 y 70 años, en el 52% de los casos, tienen algún grado de impotencia, que es completa en el 10% de los casos (a los 50 años, el 50% tiene algún grado de impotencia; a los 60 años, el 57%, y a los 70 años, el 66%). Son factores de riesgo: la patología cardiaca, la diabetes, la hipertensión, el tabaco y la etiología puede ser orgánica o psicógena; en el segundo caso, no existe ninguna alteración anatómica y obedece a una alteración psíquica. No obstante, el 90% de las disfunciones eréctiles son de causa orgánica (vascular en el 30-50% de los pacientes; neurológica en el 2-7%; endocrina en el 6,45%, medicamentosa en el 30-40%, por diabetes en el 2-20%.). En cuanto al diagnóstico, se emplean las determinaciones hormonales para diagnosticar la disfunción de ese origen, mientras la medición de la tumescencia peneana nocturna y los test con inyecciones de sustancias vasoactivas intracavernosas permiten descartar la patología psicógena. Cuando se trata de una disfunción eréctil orgánica y no hormonal, los tests con sustancias vasoactivas de inyección intracavernosa y la eco Doppler permiten hacer un diagnóstico de la patología vascular arterial. Si se sospecha la existencia de una fuga venosa, la cavernosometría y la cavernosografía son las técnicas utilizadas para su diagnóstico. La disfunción eréctil psicógena se trata con psicoterapia y medicación intracavernosa o sildenafilo por vía oral. En la patología orgánica, el tratamiento de elección es la autoinyección intracavernosa de sustancias vasoactivas (prostaglandina E1) en los minutos previos al coito, siempre que se produzca erección suficiente. En los pacientes en los que este tratamiento es ineficaz, se aplica la prótesis peneana. En la actualidad, se están obteniendo excelentes resultados con un medicamento por vía oral, el sildenafilo, cuyos resultados son similares a los conseguidos con la inyección de sustancias vasoactivas, con la ventaja de que no produce priapismo.

 

Disgenesia

Ver malformación.

Disgerminoma

f. Tumor maligno del ovario, similar al seminoma del testículo, originado por células germinales indiferenciadas. Más frecuente en mujeres jóvenes, forma masas relativamente grandes, tiende a estar delimitado y es radiosensible.

Disgeusia

f. Alteración del sentido del gusto.

Disgregación

f. Trastorno del pensamiento, que consiste en la incapacidad para mantener una idea directriz constante, lo que se traduce en incoherencia e improductividad del pensamiento. Aparece en enfermedades mentales, como la esquizofrenia o la manía, y en intoxicaciones por cocaína o anfetaminas.

Dishidrosis

f. Alteración de la sudoración. || Dermatitis que se caracteriza por la aparición de una erupción vesiculosa muy pruriginosa en las caras laterales de los dedos.

Dishidrótico

adj. Que determina alteraciones en la sudoración.

Dishormonogénesis

f. Alteración de la síntesis hormonal. Término que con frecuencia hace referencia a los defectos enzimáticos que dan lugar a alteraciones en la síntesis de las hormonas tiroideas.

Disinergia

f. Cualquier alteración en la coordinación muscular, como es la ataxia.

Dislexia

f. Alteración de la capacidad para leer el lenguaje escrito, como resultado de un trastorno del sistema nervioso central.

Dislipidemia

f. Alteración en el patrón lipídico. Habitualmente, hace referencia a las situaciones de hiperlipoproteinemia.