Letra E - Enfermero

Enfermero

m. y f. Persona que, tras realizar los oportunos estudios de enfermería, se dedica a la atención de enfermos. Existen, dentro de la enfermería, diversas especializaciones: quirófano, cuidados intensivos, fisioterapeuta, etc.

Enfermo

Ver enfermedad.

Enfisema

m. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica con distensión de los espacios aéreos distales a los bronquiolos terminales y destrucción de los tabiques alveolares, lo que implica una pérdida de elasticidad pulmonar, de tal forma que el aire queda atrapado al final de la espiración. Entre sus causas figura el déficit de alfa-1-antitripsina.

Enoftalmos

m. Hundimiento o retracción del globo ocular en la cavidad orbitaria.

Enostosis

f. Excrecencia ósea que se desarrolla dentro de la cavidad medular de un hueso o en la superficie interna de la cortical ósea.

Enteral

adj. Relativo al intestino delgado.

Enteritis

f. Cualquier inflamación, aguda o crónica, del intestino delgado. Puede ser de origen isquémico, por radiación (enteritis rádica) o más frecuentemente infecciosa (bacteriana, viral o parasitaria): gastroenteritis (con predominio de vómitos) o enterocolitis (con predominio de diarrea).

Enteroclisis

f. Técnica radiológica aplicada al estudio del intestino delgado, que consiste en la introducción de contraste mezclado con una solución de metil-celulosa. El intestino delgado queda opaco, lo que permite su distensión, y facilita el poder obtener imágenes con fines diagnósticos.

Enterocolitis

f. Inflamación aguda de los intestinos delgado y grueso, habitualmente infecciosa, que se manifiesta con inflamación de la mucosa, diarrea (a veces hemorrágica) y deshidratación. Raramente produce perforación intestinal (fiebre tifoidea, a veces salmonelosis graves).

Enterólisis

f. Liberación quirúrgica del intestino delgado por sección de las adherencias postoperatorias que se producen y que a veces son causa de obstrucción intestinal. Ver adherencia, brida, obstrucción intestinal mecánica.

Enterovirus

Género de virus de la familia Piconaviridae. El tracto respiratorio e intestinal son las vías de entrada de los enterovirus, que se pueden replicar en el tracto gastrointestinal. Según las diferencias de tropismo celular y de la capacidad citolítica, la mayoría de los enterovirus humanos se clasifican en tres grupos: coxsackievirus (aislados por primera vez en Coxsackie, Nueva York), que pueden causar meningitis, pericarditis y miocarditis, faringitis y pneumonía; echovirus (del inglés, enteric cytopathogenic human orphan viruses), que pueden causar meningitis y encefalitis; y poliovirus, el agente causante de la polio. Ver picornavirus.

Entoglúteo

m. Músculo glúteo menor.

Entomología cadavérica

Estudio de los insectos, de sus larvas y de las crisálidas que se encuentran en el cadáver. Su interés desde el punto de vista de la medicina legal radica en que permiten determinar de forma bastante aproximada la fecha de la muerte, teniendo en cuenta las especies encontradas y su grado de evolución en relación con la época del año y las condiciones ambientales.

Entorsis

f. Lesión cerrada de una articulación debido a un giro brusco, que origina una subluxación breve con reposición inmediata y desgarro o distensión de los ligamentos con la hemorragia subsiguiente. Puede complicarse con la rotura del cartílago o la interposición de las partes blandas. Clínicamente, aparecen síntomas de inflamación local y derrame articular, que pueden derivar en una articulación flotante.

Entuertos

m. pl. Contracciones dolorosas del útero después del parto, que suelen durar unos tres días del parto. Son más frecuentes en las multíparas y aumentan cuando el recién nacido mama, ya que al succionar del pezón aumenta la secreción de oxitocina, que produce contracciones uterinas.

Entumecimiento

Ver anestesia.

Enucleación

f. En oftalmología, extirpación quirúrgica completa del globo ocular. En general, como concepto quirúrgico, extirpación de un tumor benigno bien encapsulado en el seno de un órgano parenquimatoso (tiroides, suprarrenal, ovario, útero, riñón, hígado, cerebro, mama) o de la piel y del tejido celular subcutáneo. Se trata de una técnica sencilla, que evita resecciones de mayor entidad, innecesarias por la benignidad del proceso, y con mayor riesgo de complicaciones.

Enuresis

f. Pérdida involuntaria de orina, durante el sueño, en niños mayores de cuatro años, sin que exista ninguna alteración orgánica del aparato urinario. Afecta al 15-20% de los niños de 5 años; al 5% de 10 años y al 1% de 15 años. No se trata de una enfermedad, sino de un síntoma que se cura espontáneamente. La etiología es desconocida, aunque probablemente multifactorial. Se ha considerado consecuencia de un retraso del proceso de maduración, factores genéticos, factores psicosomáticos, factores relacionados con la replección vesical, factores relacionados con el sueño. Sin embargo, no se ha podido determinar una causa objetiva. El tratamiento más eficaz son los sistemas de alarma, pero requiere un niño motivado, padres cooperadores y una edad superior a los siete años. El tratamiento médico más utilizado en la actualidad es la hormona antidiurética, que tiene efectos favorables en 2/3 de los pacientes, aunque, con frecuencia, la enuresis vuelve a manifestarse al dejar la medicación. La utilización de antidepresivos tricíclicos, si bien procura resultados favorables en la mitad de los casos, requiere una vigilancia más estrecha.

Envejecimiento

m. Conjunto de cambios en la estructura y la función de órganos y tejidos, que tiene lugar en los seres vivos con el paso del tiempo. Es un proceso natural, cuyas causas últimas todavía no están totalmente esclarecidas. Aunque no tiene origen patológico, conlleva una mayor probabilidad de muerte. Cada especie sigue un proceso particular de envejecimiento y, por ello, la edad biológica varía considerablemente de unas a otras.

Envenenamiento

m. Enfermedad provocada por el ingreso en el organismo, por cualquier vía, de una sustancia química, un veneno o un tóxico, que da lugar a alteraciones, mayores o menores, de la fisiología de la víctima, pudiendo llegar a causar la muerte. El envenenamiento puede ser agudo o crónico. Desde el punto de vista de la medicina legal, son posibles las tres clásicas etiologías: accidental, homicida o suicida. También se denomina intoxicación.